Platos de tecnoporNo es nuevo hablar de lo contaminante que es el tecnopor (icopor, espoma flex, duroport, o poliestireno expandido). Sabemos que al ser un derivado del petróleo no es biodegradable, renovable o sostenible. Se usa en la industria de alimentos y construcción y es el responsable de la gran cantidad de basura contenida en el mar y por lo tanto de la asfixia de cientos de animales por su consumo.

Pero lo que si es nuevo y es una gran noticia es la conclusión emitida por el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos en el que se evaluó el peligro de este producto en el Informe Nacional de Toxicología. Según el informe, el tecnopor es un  producto cancerígeno, si bien se sabía de la posibilidad de serlo, este estudio lo cree casi concluyente. Una razón más para exigir su expulsión del mercado.

Si usted es de los que aún prefiere usar este material en reuniones para evitar el trabajo de lavar los platos, si acepta que le lleven comida a su domicilio en tecnopor, si elige los productos envasados en el mercado en este material, o si es usted quien los entrega en su negocio, piénselo dos veces, ya no es solo por el medio ambiente sino también por su salud.